miércoles, diciembre 12

La estrella número 11

La Bruja levanta el trofeo del Apertura 2010.
Hace exactamente 2 años la Bruja Verón  levantaba la trofeo del Apertura 2010, último título logrado hasta el momento por el ahora DT de la Selección, Alejandro Sabella, luego de vencer 2 a 0 a Arsenal en la cancha de Quilmes.
Fue una vuelta olímpica por demás especial por diferentes motivos, se había perdido un título prácticamente ganado el torneo anterior con Argentinos Jrs, que se sumaba a la derrota con Barcelona por el Mundial de Clubes, la caída por Copa Libertadores y Recopa, y había muchos jugadores que luego de la obtención de la Copa 2009 habían emigrado del Club y Sabella, sin apoyo económico de la Comisión Directiva, tuvo que recurrir a valores de las inferiores que terminaron siendo fundamentales para lograr la estrella número 11, como Marcos Rojo y Fede Fernández. Ante este escenario, Sabella reinventó al equipo formando con 3 defensores y un sólo delantero que fue la Gata Fernández, haciendo un trabajo memorable como único 9. En un inolvidable simposio brindado durante el 2012 junto al Doctor Bilardo, Alejandro explicaba tácticamente el trabajo que había realizado.

El Chapu y el Colo festejan la estrella 11.
39 segundos que muestran la explosión del Pueblo Pincha
cuando el Rorro López pone el 1 a 0.

Gracias Sabella, gracias Bruja y gracias a todo el resto de un plantel que nos llenó de alegrías a todos durante el segundo lustro más importante de la historia del Club. Todos los homenajes que les hagamos siempre serán insuficientes.

¡¡Contanos como lo viviste!!

2 comentarios:

  1. Qué equipazo, por dios, qué equipazo! Siempre dominaba los partidos, nunca fue superado... Para mí, fue mejor equipo que el del Clausura.

    Gracias actual técnico de la Selección, gracias Director Deportivo, gracias Chapu, Colo, Chapu, Chino, Flaco, Gata, Mercado, Rojo, Orión, Rorro...

    ResponderEliminar
  2. ...


    El primer campeonato que festejé junto a mi hijo Rocco en la cancha (en la querida cancha de Quilmes)


    Lloramos de alegría, abrazados


    Inolvidable


    ...

    ResponderEliminar