jueves, noviembre 2

LA FÁBULA DE LAS 40.000 PERSONAS

-“No tengo cambio”…fueron las palabras del quiosquero que, después de haberle comprado cigarrillos y pastillas y para quedarse con mi vuelto de $ 2 (dos pesos), me entregó a cambio una entrada para ir al Estadio Ciudad de La Plata a ver el partido entre Gimnasia y Colo Colo. Lo miré sorprendido y pensé una: “entrada para un partido internacional a cambio de dos pesos”. Mi respuesta no se hizo esperar:

-Flaco, yo de boludo tengo la cara nada más, esta entrada es falsa, dame un billete de dos pesos y dejate de joder.

-Te juro que la entrada es legítima, la saqué en la CD del lobo y valen dos pesos, así que aproveché y compré 10, pero como ya no me quedan más amigos hinchas de Gimnasia, las 6 que me sobraron las doy como vuelto.

-Pero yo soy de Estudiantes, que carajo hago con esta entrada.

-Y, por ahí tenes algún amigo de del Lobo.

Me contestó esta rata que se quedó finalmente con mi vuelto de un peso. Claramente sorprendido me acerqué a la CD de este club y me dirigí a donde decía venta de entradas Gimnasia vs. Colo-Colo.

-Buen día señor, ¿me podría decir cuanto cuesta esta entrada?
-Dos pesos.

Sorprendido me retiré y me dije: bueno tendré que hacer lo que me dijo la rata del quiosquero que me entregó este “muerto” en vez de mi peso y llamar a algún amigo que sea del lobo. Intenté con los tres que conozco y ya tenían la suya, con lo cual y dado que se acercaba la hora del partido decidí ir al estadio a ver si la podía revender y tal vez concretar un buen negocio al facturarla más de un peso.

Cuando llegué al estadio, me quería matar al ver que todas las personas entraban como Pancho por su casa al haber liberado la entrada a todo el público. Deprimido por mi mal negocio, me fui a la parrilla de la esquina de 25 y 32 y me pedí un vaso de vino. Cuando el partido comenzó y al haber terminado mi vaso de vino, me dije: “y bueno vamos a ver de que se trata esto y me fui para el interior del estadio.

Me quedé apoyado sobre la baranda perimetral junto a una persona que tenía la camiseta de Racing a las espaldas de la tribuna popular, cosa que me venía bárbaro para que nadie me reconozca. Me sorprendió ver cuanta gente había, nunca pensé que Gimnasia tenía casi 40.000 personas. Conforme transcurrían los minutos comencé a ponerme nervioso, no sabía si el vino me había afectado, pero noté que algunas personas se daban vuelta y me miraban con cara de pánico. Entonces le pregunté a este individuo que tenía la camiseta de Racing:

-Flaco, por qué algunos hinchas de vez en cuando se dan vuelta y miran para acá?

-Son los hinchas del lobo.

-Cómo los del lobo, se dan vuelta la mitad de la tribuna y acá toda la tribuna es del lobo.

-No, yo soy de Racing y como nos regalaron las entradas y las hinchadas son amigas le vengo a hacer el aguante con la camiseta. Además, aquel que está allá de campera negra es mi hermano que es de River con un compañero de estudio de Bahía Blanca que es de Olimpo.

-Ah, ahora entiendo, como la entrada era libre y gratuita vinieron de todos lados

-Exactamente y los que se dan vuelta son los de Gimnasia que no quieren mirar cuando ataca el equipo contrario…

En ese momento recordé las palabras que siempre decía Calos Timoteo Griguol, cuando dirigía técnicamente al lobo: No se den vuelta cuando nos ataca el contrario, CAGONES!!!!

Cuando estaba por terminar el primer tiempo y para evitar inconvenientes decidí retirarme del Estadio y a la vista del resultado, de los 2 penales para Colo Colo y de la manera de jugar de uno y otro equipo he llegado a las siguientes conclusiones:

o La mitad del estadio eramos hinchas de otros equipos.
o Me perdí un nuevo baile, ante tamaña diferencia entre los Colo Colo y Gimnasia.
o Los hinchas de Gimnasia me hubiesen visto más a mí que al partido.
o Al salir lo vi al quiosquero en medio de la tribuna con la mirada perdida y cara de preocupación. Hoy pasaré a llevarle algunos caramelos para que entregue como vuelto e intentaré que no sean 7, para no herirlo más. Creo que con ser de Gimnasia ya tiene suficiente amargura…

Lo que elijas hoy, te hará feliz o infeliz en el mañana. Gracias a Dios, mi pasión me hace feliz, cada día más.

5 comentarios:

  1. Un relato definitivamente... sublime, certero... ¿Alguno creerá que es ficción? Je. Así son las cosas, así serán las cosas. Qué hermoso es ser de Estudiantes...

    ResponderEliminar
  2. Lastima que los chupa tripa te lo niegan mal !!!
    Los hinchas de gimnasia son como los menemistas, te niegan toda su historia...
    Son de cuarta, me da lastima ver chicos de 3 años hincha de gimnasia y moriran amargos, una lastima

    ResponderEliminar
  3. Son unos mentirosos. No es cierto lo que dicen... bueno, yo fui, y tampoco era hincha del lobo... pero si no iba el Chubito Leguizamón me hacía caer el Plan Trabajar.

    ResponderEliminar
  4. triste realidad!
    se creen la mejor hinchada y gritan recièn en el entretiempo, que boludos son no?
    les regalan banderitas con colores frios, y se las meten en el culo, que feo no?
    se dicen seguidores y meten
    1500 en lanùs
    3000 contra los mendocinos
    1000 en chicago
    A GINASIA LO HACE GRANDE SU GENTE
    ja ja ja
    regalalas Muñoz que no valen ni dos pesos.
    ja ja ja

    ResponderEliminar
  5. De acuerdo al diario El Día, que para vender suele engrosar cifras, fueron 800 de Ginasiá a Lanús.

    SON UNOS MUERTOSSSSSSS!!!!

    SON DE BARRIO, CLUBCITO DE BARRIO...

    7 abrazos de gol...

    ResponderEliminar